Fotógrafo de retratos corporativos: Bodegas Montecillo, La Rioja, España.

1706Foto_Corporativa_Montecillo_Bodega_La_Rioja_Spain_Sturcke_0003.jpg

Fotógrafo de retratos corporativos

Pasión, experiencia, conocimiento, alegría, confianza… son conceptos claves que quiero transmitir a través de mis retratos corporativos. Quiero mostrar el orgullo y devoción que tiene la gente por su trabajo. Lo quiero mostrar a través de imágenes naturales y relajadas que ponen una cara humana a, en este caso, una botella de vino.

En papel todo suena bien. Sin embargo cuando estás en un viñedo a las 06.30 con el amanecer,  la mágica luz durando muy poco tiempo y dos enólogos de Bodegas Montecillo que no son modelos profesionales bueno, digamos, hay mucha adrenalina.

Por fuera, estoy mostrando tranquilidad y confianza. Por dentro los pensamientos me invadían la mente. Cuál es el primer plano? el fondo? cómo puedo capturar esta maravillosa luz? se puede disparar a contra luz sin provocar demasiada sombra en las caras? cómo posan? dónde miran? tienen que sonreír o hacer algo? cómo era aquel chiste? etc etc…

Buena preparación y habilidades sociales son fundamentales

Antes de una sesión de fotos hay que prepararse. Es fundamental detallar y acordar con el equipo de marketing el estilo de fotos que buscan. Elegir el vestuario. Visitar la zona para asegurarse de que no hay objetos - torres eléctricas, por ejemplo - que podrían arruinar la fotografía. También, formular un Plan B, por si acaso…

Después de los preparativos, todo depende de las buenas habilidades sociales del fotógrafo. Me parece que esto es el talento más subestimado del fotógrafo profesional. Una exitosa sesión depende de una buena relación entre la persona delante de la cámara y la persona detrás. Muestro interés, les pregunto sobre su trabajo. Sugiero poses y que hacer con las manos, pienso en algo chistoso o gracioso para provocar una reacción y... Click!